¿Para qué sirve la mediación?

¿Para qué sirve la mediación?

mediación

Por definición, la mediación es un sistema de resolución de conflictos que trata de evitar la confrontación directa de las partes en un juicio. Requiere de la participación de un tercer sujeto, que media entre los afectados para que logren llegar a un acuerdo.

Se trata de un sistema que permite un importante ahorro en costes judiciales y, aunque no se puede recurrir a la mediación en todos los casos, cada vez son más los implicados en procesos judiciales que apuestan por esta opción.

A diferencia de otros mecanismos como la conciliación o el arbitraje, en este caso, el mediador sólo tiene potestad para facilitar el acercamiento entre las partes y promover la negociación, pero no tiene ningún poder decisorio sobre la resolución del conflicto. Es decir, actúa como canalizador de la comunicación entre los afectados, pero son ellos los que han de gestionar y poner fin a la controversia que les enfrenta.

Evidentemente, la opción de la mediación no resulta viable cuando se trata de conflictos de extrema gravedad o delitos de sangre, pero sí es un recurso válido en muchos procesos civiles, familiares, laborales y mercantiles.

¿Cómo solicitar la mediación?

El servicio de mediación intrajudicial puede activarse a instancias del propio juez encargado del caso, cuando considera que la vía de la mediación puede poner fin al conflicto. Sin embargo, las partes han de estar de acuerdo y aceptar voluntariamente esta alternativa. Además, los implicados pueden renunciar a la mediación en cualquier momento y sin ningún tipo de consecuencia negativa.

Las partes también pueden recurrir de inicio a la mediación antes de buscar la solución por la vía judicial. Para ello, existen ya despachos de abogados que incluyen el servicio de mediación para la resolución de conflictos familiares, laborales, mercaniles, etc. Staff Asesores cuenta con profesionales de la mediación que abordan este tipo de controversia y facilitan la comunicación entre las partes.

Los acuerdos alcanzados en un proceso de mediación se han de elevar a escritura pública y tienen la validez de un contrato privado.

Ventajas de la mediación

  1. Más económico. Evita el pago de las tasas judiciales.
  2. Más rápido. No requiere de la intervención de un juez, sobrecargado de procesos en marcha, y los plazos los marcan los propios implicados.
  3. No impide el recurso al arbitraje o al juicio. Es decir, en el peor de los casos, si no se logra un acuerdo en la mediación, las partes recuperan el derecho a iniciar cualquier otra vía para defender su postura. No se pierde nada.
  4. Mantiene el secreto profesional. El mediador está obligado a proteger toda la información que los implicados decidan compartir durante el proceso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies