Conflictos laborales derivados del uso de las redes sociales en el trabajo

Conflictos laborales derivados del uso de las redes sociales en el trabajo

redes sociales en el trabajo

Internet y las redes sociales se han introducido en la vida cotidiana de los españoles, no sólo en el ámbito más íntimo, sino también en el laboral. El 78% de la población entre 16 y 74 años utiliza internet y alrededor del 65% está presente y gestiona sus propias redes sociales. Sin embargo, la gestión y el uso que se haga de esos perfiles sociales pueden llegar a provocar un serio problema en el puesto de trabajo.

Existen dos tipos de conflicto que pueden derivar, incluso, en un despido procedente por parte de la empresa. De hecho, cada vez son más los juicios de tipo laboral que se plantean precisamente por el uso indebido de las redes sociales.

  1. Uso de redes sociales en horario laboral. Por una parte, el uso indebido de las redes sociales para asuntos particulares en horas de trabajo puede ser interpretado por la empresa como una falta de rendimiento y dejación de las funciones del empleado. En este caso, la solución que suelen interponer las compañías es de tipo técnico. Es decir, la instalación de bloqueadores que restringen el acceso a ciertas webs a todos los equipos conectados en red de la empresa.
  1. Mensajes negativos de los trabajadores en redes sociales. El equipo humano de una empresa es su principal valedor ante la sociedad y más aún desde que disponemos de las redes sociales. Sus opiniones y comentarios tienen repercusión en el resto de usuarios, ya que gozan de la fiabilidad que les da el conocimiento interno de la empresa. Por eso, sus mensajes y acciones en redes sociales afectan directamente a la reputación y la imagen de la compañía.

En algunos casos, la difusión de un contenido negativo por parte de un empleado ha llegado a causar daños de dimensión internacional y de muy difícil reparación. Como ejemplo, el caso de un trabajador de una importante cadena de pizzerías que difundió un vídeo en el que escupía en uno de los alimentos que estaba cocinando.

Estos conflictos son también los más difíciles de controlar porque el uso de las redes sociales de un particular pertenece al ámbito privado y la empresa no puede ejercer ningún control previo.

Por eso, la mejor prevención para evitar este tipo de conflictos pasa por instaurar una estrategia de comunicación interna clara y transparente que incluya aspectos como:

  • Redactar unas políticas de uso basadas en la buena fe del trabajador
  • Informar sobre los perfiles corporativos en activo
  • Explicar todos los logros de la empresa
  • Difundir los valores y ética de la organización
  • Sugerir (pero nunca obligar) a seguir los perfiles sociales corporativos

Por otro lado, aunque la publicación de contenido en redes sociales se enmarca en la privacidad del empleado, si esos contenidos demuestran el incumplimiento de obligaciones laborales, también pueden ser motivo de despidos improcedente. Es el caso de trabajadores que han difundido fotografías de su asistencia a conciertos u otro tipo de acontecimientos festivos cuando se encontraban de baja por enfermedad.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies