La fiscalidad y el componente emocional complican la sucesión en las empresas familiares

La fiscalidad y el componente emocional complican la sucesión en las empresas familiares

empresas-familiares

Las empresas familiares españolas generan aproximadamente el 70% del PIB (Producto Interior Bruto) del país y, en el caso de la Comunidad Valenciana, proporcionan además, el 84,7% de toda la ocupación que aporta el tejido empresarial.

Sin embargo, la relevancia económica de estas compañías, tanto en el PIB como en el empleo, choca con la debilidad que asumen en el momento de la sucesión o transmisión de la sociedad a las segundas y terceras generaciones.  De hecho, sólo el 35% de las empresas familiares consiguen pasar a la segunda generación y apenas un 15% a la tercera.

El componente emocional es muy importante en la supervivencia de estas empresas, ya que los conflictos familiares se trasladan al negocio. Sin embargo, también es importante la presión fiscal y la escasa planificación sobre las transmisiones.

Para favorecer la continuidad de los negocios familiares, en la Comunidad Valenciana, el impuesto de sucesiones tiene una exención fiscal del 75% para las empresas familiares. Un porcentaje que se ha reducido en los últimos años, ya que llegó a situarse en el 91%. Pese a ello, sigue siendo uno de los principales problemas para facilitar la transmisión de la compañía a sus herederos. En algunos países europeos las empresas familiares están exentas de este impuesto.

Además, según el Instituto Valenciano de la Empresa Familiar (IVEFA), sólo el 34% de las empresas familiares disponen de un protocolo familiar en el que se estipulan todas las condiciones de la cesión de la empresa a los más jóvenes de la familia fundadora. Sin embargo, frente a ese escaso porcentaje de empresas previsoras, el Barómetro del IVEFA sitúa la planificación de la sucesión en la propiedad como uno de los problemas que más preocupan a estas empresas.

El 82% de las compañías familiares cuentan con potenciales herederos que quieren continuar con la empresa, pero la presión fiscal y los problemas de gestión de los conflictos internos de carácter familiar son los que hacen fracasar esta transmisión de la empresa en muchos de los casos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies